Dulces árabes y tarjetas de crédito

Hola amiguitos:

Hace mucho que no me quejo de nada por aquí, así que allá voy. Esta vez, eso sí, voy a empezar con la alegría que me he llevado por la mañana, para que no parezca que solo aprecio las desgracias del día a día.

Resulta que tengo en mi tutoría a una niña marroquí que es un amor y cuya asignatura favorita no es precisamente el inglés (aunque no lo aborrece tanto como las matemáticas y la física). Pues hoy ha venido a hablar su madre conmigo y, bueno, lo típico. Le he contado muchas cosas que ya sabe y otras que se imagina y, por supuesto, le he dicho que estoy muy contenta con cómo me lleva la niña esta evaluación en inglés (ha sacado un supersiete en el primer examen) y que seguramente recuperará la pendiente del curso anterior. Y hete aquí que la buena mujer me dice que muchísimas gracias, que su hija está encantada conmigo y que ella por extensión también, que la he ayudado mucho y que ojalá el año que viene siguiera con ella. Y, además, la semana que viene empieza el Ramadán y como están ya preparando comidas y cosas, que me ha hecho unos dulces y que espera que me gusten. Obviamente se me ha derretido un poquito el corasón. Ya os contaré cómo de ricos están. 😀

A las pocas horas de esto, por circunstancias que han salido así, me he ido a comer al Vips con mi novio prometido. Todo muy bien, todo muy rico, hasta que hemos pedido la cuenta. Ha venido el camarero, ha cogido la tarjeta de mi lado de la mesa y la ha metido en el datáfono. Acto seguido, se lo ha dado a Paúl para que metiera el pin. Paúl me ha dado el datáfono, he metido el pin y se lo he devuelto al camarero. El camarero se ha ido un momentito, “ahora traigo la copia”, y, oh, sí. Ha vuelto con la copia y se la ha dado a Paúl.

Hasta la próxima, beibis.

Advertisements

2 thoughts on “Dulces árabes y tarjetas de crédito

  1. Ya te vale, bonita. ¿Dónde se habrá visto? ¡Una mujer pagando la cuenta! Y ese prometido tuyo ¿qué? ¿No trabaja o es que no tiene vergüenza?¡ Esta juventud malpervertida! Una cosa te voy a decir: esto con Franco no pasaba.

  2. Una cosita, el camarero no sabe leer ? por que seguro que en la tarjeta pone Virginia y si te llamas Virginia no sueles llevar una abundante barba.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s