It’s the final countdown…

…again.

Una vez más, llegamos al fin del curso escolar y, con ello, a otro “capítulo” que se cierra. En este caso, el de mi primer año como funcionaria docente. Como no puede ser de otra manera, es momento de hacer balance y, por el momento, es bastante positivo. Ha sido un año intenso (tanto en lo personal como en lo profesional) del que saco muchas cosas:

  • La primera de todas, cursos y movidas. Aprovechando que volvía a tener un horario de persona, ¿qué mejor que retomar el francés? Y, uy, este curso de fomentar el debate en la clase de inglés en secundaria parece interesante. Bueno, y ahora el curso de funcionarios en prácticas. Y, ya que estamos, un seminario en el centro. Y un curso de gamificación. Y cómo no me voy a ofrecer de aplicadora para las pruebas externas de cuarto. Y una mini-formación (redundante) de exámenes de Cambridge. Y así un corto etcétera por el que quizá deba replantearme mis habilidades de gestión del tiempo. Que seguro que hay algún curso para mejorarlas.
  • La siguiente en importancia, VIDA SOCIAL. Parece una tontería, pero tener un horario que me permita ver a novio, gatos, familia y amigos es una maravilla. Volviendo al punto anterior, quizá podría haber hecho aún más socialización, pero en comparación con los dos últimos años ha habido una clara mejoría.
  • BOLIS ROJOS (!!!). Por alguna extraña razón, cuando he hecho limpieza de mi taquilla me he encontrado medio millón de bolígrafos rojos, de los cuales mínimo la mitad son robados. Todavía no sé cómo lo he hecho, pero es fascinante y lo mismo no necesito más hasta el curso 2018/2019.
  • Frustración y sufrimiento. Porque no todo iba a ser bueno, claro. Lógicamente, al encontrarme con tantas situaciones nuevas (entre ellas, ser tutora de 20 bestias), me ha faltado experiencia y sabiduría para lidiar con ellas todo lo bien que me gustaría.
  • Aprendizaje, por supuesto. No me voy a convertir en profesora del año any time soon, pero estoy contenta con los experimentos que han salido bien y, bueno, los que han salido mal también me sirven para mejorar en el futuro (esto lo he aprendido en uno de los cursos).
  • Gente chachi. He tenido unos compañeros muy guays en su mayoría, tanto profes como no profes, que han hecho el proceso más llevadero.
  • Planes de futuro de lo más variopinto, tanto a corto como a largo plazo. Que no es que antes no hiciera planes, pero ahora que mi nómina no da tanta lástima puedo plantearme cosas más molonas, como puede ser un bodorrio y su consiguiente luna de miel. ❤

Y un etcétera ahora largo, porque es imposible condensar en tan pocas líneas todo lo que ha sido este año, tanto bueno como malo. Pero más o menos lo esencial anda por ahí.

Os dejo con una foto de Saga y Troski, que si no en la miniatura queda muy soso (y acabamos de hacer un curso en el que teníamos que insertar imágenes en posts, sería una lástima desaprovechar este conocimiento):

IMG_20151203_104158.jpg

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s